XOCOHUETZI


La Gran Fiesta de los Muertos

Los mexica dividieron el ciclo solar en 18 veintenas o “meses”  de 20 días que suman 360 días y crearon 5 días y un cuarto llamados nemontemis o días aciagos en los que recapitulaban y planeaban el sentido de su existencia 

 

veintena    

Xocotl Huetzi Cempohualtonalli

Veintena de la caída de los frutos

Los frutos ya han sido cortados y empiezan los tiempos de  la recolección. La naturaleza ha completado su primer ciclo evolutivo, la tierra se va haciendo árida, la energía vital se debilita. El impulso vital se encuentra en su ocaso, las fuerzas se debilitan, las formas se adelgazan; pero el empobrecimiento de la vida animal es compensado por un orden del espíritu: es la aparición de la razón, buscando el hombre su medida en la lógica. La energía se canaliza en la esfera inmaterial de la inteligencia, en la agudeza de espíritu. Este tiempo de vísperas de otoño  corresponde, orgánicamente, al intestino en su función de criba, de asimilación y eliminación de desechos.

La energía se canaliza hacia la racionalidad, la lógica y el análisis de las propias capacidades intelectuales. Del mismo modo que en este período se realiza la separación de la mieles de la madre Tierra y la consiguiente selección para la recolección, en la psique de quien nace bajo estos momentos del año existe la tendencia a dividir, clasificar, analizar y eliminar lo superfluo, Ya no está la forma instintiva y visceral  perdiendo  la movilidad y la improvisación y convierte la personalidad en moderación y autocontrol.

Temperamento nervioso en el que la vida psíquica y mental pasa por delante de las manifestaciones físicas;

 

Fuerzas Manifiestas: Xiuhtecuhtli

El señor que gobierna la novena puerta del inframundo: El paso a la liberación del miedo al fuego


Período de expresión: 8 –27  de Septiembre

En el contexto de nuestros abuelos Este ciclo de veinte días  recibe también los nombres de Micailhuitl o Hueymicailhuitl, las fiestas de los muertos, debido a las ceremonias que en estas fechas se realizaban, concluían con ofrendas y reverencias a Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl, la dualidad del lugar de la quietud y el reposo. Se recordaba que los frutos cuando están maduros comienzan a caer, y es el momento de preparar la recolección y cosecha de los campos, con mazorcas que empiezan a estar maduras. Se honra a Xiuhtecuhtli, el Señor de la Energía. Se escoge un árbol robusto cuyo tronco es labrado y clavado en el centro de la plaza, adornado con tiras de papel amate. En lo alto se colocaban las insignias de Xiuhtecuhtli, cuya efigie era elaborada de tzoalli, la masa de amaranto y miel de maguey, para ser compartida con todos.

 

Acerca de ALOTZIN

HOMBRE TERCO EN SUS IDEALES EL SERVICIO ES UNA FORMA DE TRASCENDENCIA EL VIAJAR ES UNA PASION LAS PERSONAS, LIBROS, PELICULAS Y LOS MOMENTOS DE LA VIDA SON UN GRAN APRENDIZAJE
Esta entrada fue publicada en VEINTENAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s